martes, 10 de marzo de 2015

Contribución del patólogo en la industria avícola

Por Bernardo Mejía Arango.  M.V.Z.   M.Sc.
Conferencia preparada para la programación de la XXI Jornada Médico Avícola en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México. 05 de marzo de 2015
Por: Bernardo Mejía Arango.  M.V.Z.  M.Sc.

Imagen  No. 1. Presentación de la conferencia
VISIÓN  GENERAL DE LOS PUNTOS DE INTERVENCIÓN DEL PATÓLOGO AVIAR

Literalmente un patólogo aviar, es un Médico Veterinario encargado del estudio de las enfermedades de las aves. De forma más específica, el patólogo aviar se encarga del estudio de los cambios estructurales, bioquímicos y funcionales que en las enfermedades afectan las células, los tejidos, los órganos y los sistemas orgánicos de las aves.

La patología aviar, utiliza herramientas moleculares, microbiológicas, inmunológicas y morfológicas para tratar de explicar la  etiología y las manifestaciones clínicas (Signos y síntomas) que presentan las aves enfermas, al tiempo que propone las bases racionales para el tratamiento y profilaxis.


Figura No 1:  De  acuerdo con la teoría, el patólogo aviar se encarga del estudio de los cambios estructurales, bioquímicos y funcionales que en las enfermedades afectan  las células, los  tejidos y los órganos de las aves, es decir  procede de lo particular a lo general. En la  práctica, lo que el patólogo aviar hace es ponerse en contacto con aves enfermas, es decir  ve los signos y los síntomas, luego examina los órganos, luego los tejidos y después aplica sus conocimientos  a nivel bioquímico, tanto en la patogenesis de la enfermedad como en el conocimiento del fundamento de las técnicas de diagnóstico; es decir  se  procede de lo general a lo particular.


No hay un límite definido para el campo de acción de un patólogo aviar. Primero tenemos que entrar a definir qué es un patólogo aviar. Existen tres conceptos, de  pronto cuatro, acerca de qué es un patólogo aviar. Convencionalmente, un patólogo aviar es:

1. El profesional de campo. Es un Médico Veterinario con la suficiente experiencia en el reconocimiento de estados patológicos  de las aves asociados bien sea a procesos infecciosos o no infecciosos que alteran  uno o varios órganos  o sistemas del ave y que producen  síntomas y lesiones identificables macroscópicamente. La experiencia de este  profesional  le permite hacer un diagnóstico basado en los hallazgos macroscópicos, lo que a su vez le permite a él o a la empresa para  la que trabaja tomar medidas para el manejo del problema sanitario. Desde luego, es importante que este profesional se apoye en un laboratorio de diagnóstico. Este profesional, es básicamente un profesional de campo.


Imagen No. 2. El Médico Veterinario o profesional de campo. Con frecuencia no  toma las medidas preventivas para evitar contraer enfermedades zoonóticas.

2. Un Médico Veterinario con formación profesional académica en morfología macroscópica y microscópica tanto de los órganos  de aves sanas como de los órganos de las aves afectadas por diferentes estados infecciosos, parasitarios, tóxicos, deficitarios y demás que alteren en la salud de las aves. Fundamentalmente este profesional es un HISTOPATÓLOGO.  Igualmente, este  tipo de profesional debe tener experiencia en el reconocimiento de las diferentes enfermedades a través de los signos y/o los síntomas.


Imagen No. 3. El Médico veterinario, patólogo, profesional de laboratorio. Generalmente los laboratorios manejan estándares en lo referente a las normas de bioseguridad.
3. Un tercer  tipo de patólogo veterinario aviar, es aquel que tiene los dos perfiles anteriores, pero que por su vinculación con un laboratorio de diagnóstico, puede identificar la problemática desde el campo hasta el diagnóstico definitivo, para lo cual él puede estar pendiente de  los análisis o pruebas complementarias  que acompañan a cada caso hasta tener  CLARIDAD DIAGNÓSTICA. Este  tercer tipo de patólogo aviar es  más calificado, en el sentido de que  tiene una visión integral del problema que aqueja una granja o un lote de aves en un momento determinado, porque: 

Tiene la formación de lo que sucede en una granja, bien sea por información directa enviada por el profesional de campo o por información recibida en un protocolo de envío de muestras.
Observa los síntomas de las aves enfermas al igual que observa las lesiones macroscópicas.
Observa las lesiones en los tejidos de las aves que enfermaron. Igualmente puede hacer un seguimiento de pruebas complementarias además de la histopatología: microbiología, serología, antibiograma,  biología molecular
- Tiene los fundamentos de los mecanismos por los que las enfermedades afectan el organismo de las aves y tiene claridad sobre los fundamentos de las diferentes pruebas de diagnóstico.


Imagen No. 4: el Médico Veterinario profesional de campo y de laboratorio. Usualmente los profesionales que trabajan en los laboratorios de diagnóstico no visitan las granjas atendiendo las normas de bioseguridad.
Este tercer tipo de PATÓLOGO AVIAR, al igual que quien trabaja solo en histopatología,  es menos frecuente. No se puede pretender que  todos los Médicos Veterinarios quienes asisten planteles avícolas, se especialicen en histopatología.

4. Los investigadores. A este cuarto grupo pertenece una gran cantidad de profesionales de diferentes ramas de la patología aviar, quienes trabajan en programas estatales específicos e igualmente en universidades del estado o universidades privadas, igualmente en programas específicos de investigación. Generalmente son especialistas en determinados agentes patógenos y las enfermedades aviares por ellos causadas; no obstante algunos manejan un rango amplio de enfermedades y sus agentes. Muchos de estos profesionales trabajan en programas específicos de desarrollo de biológicos.


Imagen No. 5  El Médico veterinario  dedicado a la investigación. La cantidad de  especialistas en las diferentes modalidades de investigación en patología aviar, es muy grande. El número de los investigadores quienes aparecen en la imagen corresponde  solo a  algunos de los más conocidos.

Cuando en esta exposición nos referimos al PATÓLOGO AVIAR, hablaremos del patólogo quien tiene  especialización  en  HISTOPATOLOGÍA y desde luego de aquel quien tiene acceso a los procesos de producción y al laboratorio de diagnóstico.

La industria avícola es un proceso en el que  lo que se persigue es una ganancia económica que beneficia a los propietarios, pero cuyo último fin es la producción de proteína en forma de carne de pollo y/o huevos.

Visto de esta forma,   tendríamos que considerar la industria avícola desde el manejo de las aves a partir de las cuales   se originaron las  abuelas y las reproductoras.   La mayor frecuencia de intervención del patólogo en los procesos de la industria avícola se da a partir de las reproductoras,  esto principalmente en la industria del pollo y también en las ponedoras  comerciales,   ya que se puede muchas de estas empresas  tienen:

·         Las reproductoras.
·         La planta de incubación.
·         Las granjas de cría y producción de pollo o las granjas de cría y levante de ponendoras.
·         La planta de proceso (Sacrificio) y beneficio de las aves (En el caso del pollo de engorde)
·         Los puntos de distribución del pollo  procesado (Igualmente en el caso del pollo de engorde)

Tendríamos que considerar  otros puntos dentro  del proceso de producción de pollos y de algunas empresas de ponedoras:

·         La planta de producción de alimentos
·         El Laboratorio de diagnóstico  de diagnóstico

Con un sistema de producción de aves comerciales para producción de huevo, el sistema para producción de pollo comparte: 1) Las reproductoras 2) La planta de incubación 3) Las granjas de cría y levante de ponedoras. Este sistema tiene un  componente nuevo que son las granjas donde permanecen las ponedoras  hasta el  final de su ciclo. Algunas empresas de ponedora y de pollo de engorde, las más grandes, tienen laboratorio.

Es así que en forma directa, el patólogo puede intervenir en la detección de problemas sanitarios en todas las etapas del proceso de producción, tanto de  pollo de engorde como de huevos.

En consideración con el sistema de producción y del tipo de patólogo, este  necesariamente debe intervenir las diferentes etapas del sistema de producción al analizar un problema:

El Médico Veterinario, Patólogo Aviar, puede  y suele intervenir en los siguientes procesos:

  • En la  granja de reproductoras, sobretodo cuando  el sistema de producción está integrado de estas, hasta las ponedoras comerciales o a hasta el pollo de engorde.
  • En la planta de incubación. En la realidad, no son frecuentes los patólogos aviares que se dediquen a las plantas de incubación. El asunto es que la embriodiagnosis requiere una dedicación  casi que exclusiva y requiere el manejo permanente de la planta de incubación y las alteraciones en los procesos de esta que lleven a alteraciones patológicas durante la incubación.
  • En las granjas tanto del pollo de engorde como en las granjas de ponedoras, en las diferentes etapas de cada uno de los sistemas de producción.
  • En la planta de proceso: muchos de los problemas sanitarios se detectan en las  plantas de proceso y allí puede intervenir el Patólogo Aviar.

PATOLOGÍA AVIAR: UNA CARRERA DE OBSERVACIÓN


Figura No. 2. Es para ilustrar que "armar" un diagnóstico se puede comparar con el hecho de armar un "rompecabezas": se trata de poner juntas todas las partes para visualizar el conjunto como un todo, es decir el diagnóstico.
Independientemente del perfil que tenga el profesional patólogo aviar, el  objetivo final  cuando se maneja un problema sanitario, es obtener un  diagnóstico. Este diagnóstico nos servirá de punto de partida para tomar acciones correctivas  cuando se maneja un problema sanitario en avicultura, cualquiera que sea la etapa en el proceso de producción.

Es una carrera de observación o “rompecabezas”, porque el profesional tiene que poner juntas todas las partes, para llegar al diagnóstico:

  • Su experiencia en identificar el problema partiendo de los signos o síntomas o de las lesiones macroscópicas.
  • Los resultados de laboratorio, los cuales se ordenan o solicitan de acuerdo con el primer punto: la experiencia en identificar lo que “probablemente” esté sucediendo de acuerdo con lo que se ve macroscópicamente en términos  de síntomas y de lesiones macro.
Figura No. 3. Establecer un diagnóstico: hay que poner juntas todas las partes para tener una visión general de lo que está sucediendo.
En el manejo de un problema sanitario se puede cubrir uno o varios de los siguientes campos de acción, dependiendo de la enfermedad de que se trate:

  • Diagnóstico
  • Control
  • Prevención
  • Erradicación

El manejo de estos cuatro puntos puede aplicarse tanto a las acciones de campo en forma local o a las políticas de estado para el manejo de enfermedades.

Generalmente, el patólogo aviar, en la atención inmediata del problema en una de las etapas del proceso de producción aviar, interviene en el  primero y segundo  puntos; quizá pueda intervenir en el tercero. Un país maneja los mismos cuatro puntos pero con la connotación nacional de acuerdo con los intereses (Que generalmente tienen que ver con la globalización de la economía) de cada nación.

En términos numéricos, son menos abundantes los Médicos Veterinarios  con formación en el campo de la histopatología (Patólogos en el sentido estricto de la palabra), que los profesionales de campo que se especializan en la atención inmediata de  estados sanitarios alterados.


Figura No. 4:  la importancia de la contribución del patólogo en la industria avícola, radica en que sus actividades deben conducir a acciones  correctivas respecto de un problema sanitario.
De todas maneras  para  establecer las acciones correctivas, el patólogo debe usar el laboratorio de diagnóstico. Para esto, debe haber una conexión entre lo que sucede en el campo, que es el punto departida para determinar qué tipo de exámenes (Pruebas complementarias) llevará a cabo el laboratorio.  Esta conexión se llama PROTOCOLO DE ENVÍO DE MUESTRAS.


Figura No. 5:  para poder ejercer su trabajo, debe haber un contacto entre el campo (las granjas, el problemas sanitario) y el patólogo (Y por tanto del laboratorio). Este contacto se puede hacer a través del mismo patólogo (Cuando visita las granjas, lo que no es frecuente); el contacto entre lo que sucede en la granja y el patólogo, puede igualmente ser el profesional de campo; al final, todo debe quedar  consignado en un protocolo de envío de muestras.

El protocolo de envío de muestras, es la base o plataforma a partir de la cual el laboratorio (Por intermedio del PATÓLOGO AVIAR)  podrá ejercer algunas acciones y tomar determinaciones una vez recibida una muestra.

Básicamente, el protocolo de envío de muestras contiene toda  la información de la granja, de las aves y del profesional responsable del caso :


Figura No. 6. Contenido de la primer parte del protocolo. Este debe contener la máxima cantidad de datos que permitan al Patólogo "ponerse en contacto" con el caso. Toda esta información  permite hacer un seguimiento; sirve de base para estudios epidemiológicos. El teléfono, móvil o el correo electrónico son importantes debido a que debe haber un medio de comunicación en el caso de que se requieran acciones inmediatas ante resultados tempranos o ante observaciones obtenidas a partir del examen macroscópico o microscópicos de los órganos de las aves que enfermaron.


Figura No. 7:  segunda parte del protocolo. Los protocolos son importantes porque con ellos se pueden montar bases de datos respecto del caso, los cuales pueden incluir los hallazgos de laboratorio. Esto permite alimentar los sistemas de vigilancia epidemiológica de una región, de un país, de un contienente e inclusive a nivel mundial.

  •  Establece un puente de comunicación con el profesional de campo,  registra la información que éste le suministra
  • Evalúa la muestra (Aves enfermas), observa los síntomas.
  • Confronta la información suministrada por el profesional de campo
  • Observa las  lesiones macroscópicas
  • Emite un concepto
  • Ordena pruebas complementarias, de conformidad  con lo observado en la necropsia: microbiología, histopatología, serología, biología molecular.
  • Reúne los resultados de las pruebas complementarias
  • Emite nuevamente un concepto, el cual discute con el profesional de campo.

Con base en lo anterior, se puede  afirmar que  un LABORATORIO DE DIAGNOSTICO AVIAR, debe tener enfrente o al menos como parte de la nómina que lo compone, un  Médico Veterinario PATÓLOGO AVIAR. De lo contrario no puede llamarse laboratorio de diagnóstico: simplemente se llama laboratorio clínico aviar.

Donde se quedan las acciones en la mayoría de las veces  en las cuales los profesionales de campo acuden al laboratorio? En que el laboratorio emite unos resultados y el diagnóstico lo elabora el profesional de campo.

Dado que el diagnóstico histopatológico es un determinante fundamental del diagnóstico y eventual tratamiento de las aves de una granja o de un lote, es útil en casos complejos un contacto previo entre el clínico y patólogo para definir el problema que se desea resolver, la zona de donde se tomará la muestra y las instrucciones para su manejo. Resulta provechoso también analizar en una reunión posterior los hallazgos histopatológicos y su relación con el cuadro clínico.

QUÉ ES LA HISTOPATOLOGÍA

Es un procedimiento de laboratorio en el cual los tejidos se fijan para que posteriormente se sometan a procesos que permitan observarlos al microscopio óptico, es decir  permiten hacer una evaluación  morfológica. El proceso de fijación es básicamente la obtención de la coagulación de las proteínas el cual evita cambios posteriores; literalmente corresponde a que todo proceso en los tejidos (Y por tanto en los órganos) quede estático, se puede comparar como cuando se toma una fotografía: todo queda registrado como estaba sucediendo cuando se  disparó la cámara para  tomar la foto.

Para visualizar las  lesiones en los tejidos, el tipo de componentes de un preparado histológico, es necesario preparar adecuadamente la muestra que corresponde a fragmentos de órganos, partiendo de cortes  que generalmente se hacen a cuatro micras de espesor y que posteriormente se colorean; para muchas de las lesiones o aspectos específicos que se desean visualizar se utilizan la Hematoxilina y la Eosina, denominados colorantes normales. Muchos componente y/o agentes etiológicos requieren colorantes especiales. Por ejemplo, los hongos se pueden visualizar utilizando colorantes especiales, por ejemplo PAS (Acido peryódico de Schiff) o Grocott.

El proceso de histotecnia tiene técnicas especiales encaminadas a obtener información no accesible con  métodos corrientes. Dependiendo de  lo que se requiera visualizar, existen igualmente líquidos fijadores especiales.

Con los cortes de órganos igualmente se pueden hacer procesos inmunohistoquímicos mediante los cuales una reacción inmunológica permite visualizar agentes etiológicos, por ejemplo el virus de la enfermedad de Gumboro o el virus de bronquitis infecciosa. Estas técnicas no son de uso corriente, no al menos en algunos países,  y prácticamente se emplean solo en casos de investigación.

Todo lo anteriormente expuesto permite  suponer que el Médico Veterinario quien toma las muestras, debe tener el suficiente entrenamiento en el reconocimiento de los síntomas y su asociación con una determinada enfermedad, pero igualmente requiere un entrenamiento para la realización adecuada de una necropsia y la identificación de las lesiones macroscópicas o del aspecto irregular que puedan presentar algunos órganos, esto le permitirá la toma adecuada de las muestras   para que estas sean las que se requieren para que la evaluación histopatológica sea de ayuda en el diagnóstico definitivo.


El reporte histopatológico debe contener los datos contenidos en el protocolo de remisión de muestras, el número  y clase de órganos procesados, las lesiones histopatológicas  y el diagnóstico como tal.

El  diagnóstico que se reporta en el informe puede ser de dos formas:

Diagnóstico etiológico: en el cual se reporta la enfermedad y el agente causante.
Diagnóstico morfológico: no es definitivo, pero le da al Médico Veterinario de campo una orientación de lo que  puede estar sucediendo en sus aves enfermas y orientarlo en la toma de decisiones.

Un reporte histopatológico puede tener más de un diagnóstico definitivo e igualmente más de de un diagnóstico morfológico.

Cuando se emite un reporte histopatológico , pueden ocurrir dos situaciones:

a) Que haya  correlación entre el diagnóstico clínico-patológico y el diagnóstico histopatológico, bien sea morfológico y/o etiológico.
b) Que no haya correlación entre el diagnóstico clínico-patológico y el diagnóstico histopatológico o que la correlación no sea total.. Esto puede suceder porque hay enfermedades que no son identificables macroscópicamente o que dos o más enfermedades concurran, lo que hace que las lesiones observadas no sean convencionales.

CUANTO "PESA" EL TRABAJO DEL PATÓLOGO EN EL CONTEXTO GENERAL DE LA INDUSTRIA AVÍCOLA?

No es posible determinar en términos  económicos y en forma global cuanto "pesa" o cuál es la contribución del patólogo aviar en la industria avícola. Se debe hablar de situaciones específicas en relación con el tipo de producción y con una situación sanitaria en particular.

Por ejemplo, se puede evaluar en términos económicos cuánto cuesta o cuál es la contribución del patólogo en el desarrollo de un biológico encaminado a controlar determinado problema; generalmente las casas comerciales guardan esta información para ellas mismas, no es de  dominio público.

Es más fácil determinar cuál es la contribución del patólogo aviar en el diagnóstico, la prevención, el control e inclusive la erradicación de un  determinado problema sanitario avícola, por ejemplo laringotraqueitis viral.

Hay que mirar en forma contextual el entorno desde donde se maneja determinado problema sanitario y relacionado con el estado productivo de las aves que hay en la zona de influencia. No es fácil encontrar, por lo menos en Colombia, una zona avícola dedicada exclusivamente a ponedoras comerciales; generalmente en el área habrá granjas de pollo de engorde y de material genético.

De la misma manera determinar la contribución del patólogo en la  industria avícola, depende del trabajo específico del patólogo. Al comenzar el tema se clasificó el trabajo del patólogo en 4 actividades diferentes pero complementarias.

La actividad global de un patólogo de laboratorio puede "evaluarse" en relación con el número de casos atendidos, cuáles de estos casos tenían histopatología como prueba complementaria y cuáles tuvieron  diagnósticos determinantes, es decir definitivos.

Un laboratorio del  área donde trabajo (Que tiene 561 granjas, 350 de las cuales son de pollo de engorde, 175 de ponedoras comerciales y 36 de reproductoras), intervino en situaciones sanitarias específicas en 179 granjas, es decir en el 35.11% de ellas y por lo tanto de sus problemas sanitarios.

Imagen  No. 6:  mapa del Valle del Cauca en el suroccidente colombiano en el cual se ilustra la distribución de las granjas avícolas y la composición de la población  avícola.

Figura No. 8: ilustra  en términos generales la intervención del patólogo Veterinario  a través de los servicios de  un laboratorio, en un año escogido aleatoriamente.



Cuando hablamos de un estado productivo en particular, específicamente del  pollo de engorde, la contribución del patólogo puede ser puntual en cuanto a determinado problema, pero es en cierta manera longitudinal a través del tiempo, cuando se diagnostica y vigila permanentemente determinado problema.

para ilustrar lo que acabo de mencionar, cito los siguientes problemas puntuales:

HÍGADO GRASO: cuando se presentan estados de hígado graso no fisiológicos, necesariamente hay que involucrar a los agentes lipotrópicos en la dieta: colina, tocoferol, ácido fólico, vitamina B12, treonina, biotina. Es decir, es un problema nutricional.

Imagen No. 7. Izquierda:  corresponde a hígado graso, un caso identificable  macroscópicamente (En forma presuntiva) de acuerdo con el aspecto. Derecha: la  imagen no corresponde a un hígado graso según el aspecto macroscópico: una gran cantidad de estos hígados presentan imágenes al microscopio que corresponden a "degeneración " grasa.  Solo el histopatológo pude establecer el aspecto microscópico. Pero no hay estudios económicos que permitan establecer tanto el número de hígados afectados, como las consecuencias sobre procesos metabólicos que ocurren en el hígado y que podrían ser afectados por el hecho de que el hígado tenga un estado degenerativo: por ejemplo la hidroxilaxión de la vitamina D.

La frecuencia de hígado graso en  una empresa puede ser monitoreada a lo largo del tiempo e investigar  el agente o la combinación de varios agentes como responsables, conlleva bastante tiempo. Lo que el patólogo hace es recopilar el problema y presentárselo al responsable de la dieta de las aves.

Imagen No. 8:  izquierda: corresponde a la imagen histológica de un corte del hígado que se encuentra a la izquierda de la imagen anterior (No. 7).  Derecha: corresponde al aspecto histológico del hígado  que se muestra en la parte derecha de la imagen No.8 (Macroscópicamente no hay evidencia de que tenga un proceso degenerativo de tipo graso).
Cuánto pesa determinar el hígado graso en el contexto general de las labores de un patólogo?, no está determinado.

OSTEODISPLASIAS:  un análisis de la casuística de osteodisplasias se hace igualmente en un período determinado de tiempo y debe correlacionarse con los posibles factores que están relacionados con su presentación.

Imagen No. 9: panorámica de diferentes osteodisplasias, cuya frecuencia y costo tiene un estudio parcial el cual se encuentra dentro del texto.
Por ejemplo: se puede analizar la casuística de osteodisplasias en un mes determinado. De hecho hay que analizar los agentes involucrados en la ración, que tienen que ver con su presentación: micotoxinas (Fusarocromanona), exceso de fósforo, contaminación con Thiram, nos niveles y la calidad de la torta de soya, las grasas instauradas, el exceso de cloro en relación con el sodio y el potasio.

De nuevo el patólogo debe  informar al responsable de la dieta, quien deberá efectuar una revisión sobre el tema. Debido a que son tantos los factores y a la imposibilidad de determinarlos todos en forma efectiva, generalmente no se  concluye nada al respecto.

No obstante hay investigaciones puntuales, como por ejemplo en 2011 se determinó que por cada millón de pollos, se perdían veinticincomil  (U.S. $ 25.000.oo) dólares, por causa de las osteodisplasias.

Este es un estudio económico puntual que puede determinar en términos económicos la intervención el patólogo aviar en un aspecto determinado de la sanidad de las aves, en este caso del pollo de engorde.

ENFERMEDAD DE GUMBORO: el el grupo de trabajo al cual pertenezco, se ha observado que la presentación de lesiones atróficas y depleción linfoide de la bolsa, viene ganando terreno en relación con su presentación en edades cada vez más tempranas.

Imagen No. 10. Tanto el aspecto macro como el aspecto microscópico  de una bolsa de Fabricio, son  normales.
En lo personal, creo que algunas vacunas usadas actualmente contra la enfermedad de Gumboro, pueden lesionar la bolsa de Fabricio pues el virus vacunal (De determinadas vacunas, no de todas), se reproduce en los linfocitos, matándolos, lo que finalmente produce depleción linfoide y lesiones atróficas; creo que esto corresponde a un estado de inmunodepresión. Igualmente creo que esto puede estar favoreciendo la presentación  de casos, igualmente a edades cada vez más tempranas, de "Síndrome de cabeza hinchada". Esta es una hipótesis, la cual merece ser estudiada.

Imagen No. 11. Parte superior: izquierda. aspecto macroscópico de una bolsa de Fabricio afectada por la enfermedad de Gumboro. Parte inferior: izquierda:  depleción linfoide y lesiones atróficas que puede ser catalogada como +++ e inclusive como ++++ (En una escala de + a ++++).  Se tiene la hipótesis de que algunas vacunas empleadas para la prevención de la enfermedad, pueden afectar la bolsa debido a que le virus vacunal se replica en los linfocitos y los mata: produce depleción linfoide y por tanto inmunodepresión: podría esto estar influyendo en que los casos de "cabeza hinchada" se presenten a edades cada vez más tempranas (3 semanas o menos). Cuánto cuesta esto a lo industria avícola? Determinar el grado de afección es responsabilidad del patólogo, pero no hay estudios cuantitativos.

Cuál es la contribución del patólogo aviar en la investigación y solución de este problema? No está determinado.

LARINGOTRAQUEITIS VIRAL:  hasta  2008, se creía que en zona avícola donde trabajo actualmente (Sur del Valle del Cauca, región suroccidental del Colombia), no había laringotraqueitis viral en el pollo de engorde o que su incidencia era muy baja.

Imagen No 12.  Laringotraqueitis viral. La sintomatología puede  parecerse a la de otras enfermedades respiratorias; la posición ortopneica con cuello estirado y pico abierto no son características de laringotraqueitis viral. Igual puede suceder con el aspecto macroscópico de la mucosa traqueal: el caso de la fotografía "podría" corresponder a laringotraqueitis viral; es solo mediante la histoptología que esto se puede establecer, es decir es labor del patólogo. Cuánto pesa en el contexto de las explotaciones avícolas no está establecido.
Cuando se estableció un laboratorio de  diagnóstico aviar en el cual comencé a realizar evaluaciones hsitopatológicas en problemas respiratorios con posibilidad de ser asociados a la acción del virus de la laringotraqueitis, encontré un gran número de granjas comprometidas (Con evaluaciones histopatológicas positivas). Para 2013 ya había  al menos 16 granjas de pollo de engorde con resultados histopatológicos positivos.

La "visualización del problema" estuvo relacionadas simplemente con la introducción de  al histopatología como herramienta diagnóstica para enfermedades respiratorias en el pollo de engorde.

Efectuar el diagnóstico no significa que el  problema esté solucionado. En forma complementaria, se encontró que las vacunas destinadas a proteger contra la laringotraqueitis viral que tienen un componente genético (Gen de un virus vehiculizado en otro virus) no estaban cumpliendo con el papel de  proteger la población avícola: aparecieron desde 2010 casos positivos por histopatología en granjas  en las que se utilizaron vacunas recombinantes, tanto en virus pox como en virus herpes.

Figura No. 9: se muestra un resumen de laringotraqueitis en los planteles de cría y levante de  pollas para ponedoras comerciales durante tres años. Son 17 casos en  tres años en los cuales se muestra (Con colores rojo, azul y verde) el tipo de vacuna contra laringotraqueitis empleada y la edad de aparición o de diagnóstico histopatológico. Cuánto le cuesta a la industria avícola tanto la presentación por infección por virus de campo y cuanto cuesta la no respuesta a las vacunas empleadas?, no está determinado.


Tanto el diagnóstico como las observaciones sobre las vacunas utilizadas, es solo la  fase inicial de un estudio multidisciplinario el cual debe estar apuntando hacia la solución del problema en las granjas.

Determinar cuál es la contribución del patólogo aviar en este caso, no está evaluado. De hecho en la zona no hay  estudios epidemiológicos y por lo tanto no se puede cuantificar la  participación del patólogo.

COCCIDIOSIS:  un alto número de casos de aves que llegan a los laboratorios de diagnóstico, se establece que padecen coccidiosis las cuales no son detectables a menos que se hagan  en forma rutinaria raspados  de mucosa intestinal y se examinan al microscopio. Esto se debe a que  un alto número de casos, a pesar de que se trata de infestaciones con coccidias, estas no son detectables a simple  vista. Corresponde al Médico Veterinario patólogo quien  examina las aves en la necropsia, establecer  cuando padecen del estado de parasitismo mediante exámenes muy simples: raspar la mucosa y examinarla al microscopio.

Imagen No. 13. Coccidiosis. Arriba  izquierda: aspecto moteado de la mucosa de duodeno, infestado con formas evolutivas de Eimeria, probablemente acervulina. Abajo: aspecto de intestino grueso cuya mucosa está infestada con Eimerias, probablemente con necatrix. Vistas de esta forma, son fáciles de identificar,

Imagen No. 14. se aprecian cinco secciones de  duodeno de pollo de engorde. No obstante el aspecto congestivo de los dos primeros cortes, el aspecto  no sería  atribuible a la presencia de Eimerias. Solo el raspado y su examen directo al microscopio (Labor del patólogo de laboratorio) podrá revelar si tienen o no formas evolutivas de Eimeria.

Imagen No.15 Son dos raspados de mucosa intestinal correspondientes: izquierda:  mucosa de uno de los dos primeros cortes de duodeno, presencia de ooquistes en la mucosa; la imagen de la derecha corresponde a raspado y examen directo de la mucosa de uno de los cortes  de intestino. Derecha: la presencia de  ooquistes en el raspado de mucosa intestinal, cuyo número es inferior a de los raspados de los dos primeros cortes. No hay un estudio que establezca: 1) Cuándo la mucosa de uno de estos cortes tiene Eimerias y en que cantidad 2) Si estas infestaciones tienen una repercusión en los parámetros productivos, no está establecido.

No es posible traducir lo que representa esto en términos  técnicos, a términos económicos. Por tanto, el papel del patólogo, no es cuantificable en este sentido.

Se puede concluir  que la contribución del patólogo en la industria avícola en forma global, no está determinada, no al menos en Colombia; no obstante, hay estudios y observaciones puntuales.

Se concluye que la cuantificación de la contribución del patólogo en la industria avícola depende de evaluaciones de problemas puntuales, los cuales la mayoría de veces son  multidisciplinarios, con la intervención de la  autoridad sanitaria estatal, para que sean efectivos.


CUÁL ES SU CONCEPTO?