lunes, 8 de febrero de 2016

Onfalitis y deficiente cicatrización umbilical.

Por: Bernardo Mejía Arango, M.V.Z.  M.Sc.
Fotografías e imágenes: Bernardo Mejía Arango, M.V.Z.  M.Sc. Protegidas por derechos de autor. Su uso o publicación requiere autorización previa.

De acuerdo con lo expuesto por el Médico Veterinario Carlos Vásquez, de quien haré referencia más adelante, en sentido estricto la calidad del pollito al nacer  no tiene término medio: "o es excelente, o es mediocre". De aquí se deduce que algunas características en la calidad de los ombligos de los pollitos recién nacidos que podrían ser tenidas como "aceptables" porque son poco perceptibles, en realidad no lo  son.


Según la revisión, parece que  onfalitis es un problema en todos los países  en los que se cría pollo de engorde. En este artículo me propongo hacer una revisón de los puntos críticos que tienen que ver con el hecho de que las aves comerciales, específicamente los lotes de pollos de engorde, presentan con alguna frecuencia lesiones umbilicales,  onfalitis  e infecciones en el  interior de la cavidad toracoabdominal que tienen necesariamente que ver con la inflamación del ombligo.

Imagen No. 1  Pollitos de 2 días de edad procedentes de una granja de 102.200 aves de las cuales se reportan enfermas 66.300.  El Médico Veterinario remitente reporta alta mortalidad y que en necropsias practicadas en la granja ha encontrado pericarditis. Estos pollitos fueron enviado al laboratorio de diagnóstico para examen de necropsia y pruebas complementarias. Se observa que las aves presentan decaimiento.


Imagen No. 2. La secuencia fotográfica muestra el proceso inicial de necropsia de uno de los pollitos de la imagen No. 1. En la fotografía de la extrema izquierda se aprecia un ombligo que aún está abierto a pesar de la edad del ave (2 días). El saco vitelino (Fotografías del centro-derecha y de extrema derecha)  está retrasado en su proceso de absorción. En este caso no hay propiamente un estado visible de onfalitis; hay varias causas por las que la abertura umbilical no cierra adecuadamente siendo esta la vía de entrada de patógenos (A los que se puede culpar por infecciones en órganos de la cavidad toracoabdominal, entre ellos el pericardio). El proceso de pericarditis (A pesar de la edad) en esta ave y en  otra de las del mismo grupo se muestran en la imagen No. 5.


Imagen No. 3  Las dos fotografías son del mismo polllito. Cuando se revisa el ombligo en el proceso de necropsia, con el plumón seco no es  posible visualizar el orificio umbilical. Al humedecer el plumón con solución desinfectante se visualiza el orificio umbilical, en este caso  no ha cerrado a pesar de que el ave tiene dos días de nacida. Corresponde a un pollito de los que se muestran en la imagen No. 1. Este orificio es la vía de entrada de infecciones que afectan la cavidad toracoabdominal; es este caso los pollitos desarrollaron pericarditis (Ver imagen No. 5).

Hago referencia de las investigaciones del doctor Armando Sánchez de la Universidad Agraria de la Habana y publicadas en Ecured (Que es un proyecto cubano de enciclopedia en red), el viernes 18 de diciembre de 2015 en un artículo sobre onfalitis en aves comerciales. Junto con la revisión del doctor Carlos Vásquez (Médico Veterinario, consultor para latinoamérica en avicultura) son quizá las revisiones más actualizadas y completas  sobre el tema, desde que en 1986, el doctor Mark H. Fussel de la Universidad Autónoma de Barcelona, publicara en la revista International Hatchery Practice (1:2, 11-12.1986) un artículo sobre patología de la infección del saco vitelino
http://ddd.uab.cat/pub/selavi/selavi_a1987m10v29n10/selavi_a1987m10v29n10p328.pdf


Imagen No. 4. Pollito de 2 días de edad correspondiente a una de las aves que se muestran en la imagen No. 1.  Al retirar la piel, se observa la vascularización (Congestión) tanto de los vasos sanguíneos subcutáneos como de los que  recorren el  saco vitelino; de hecho el orificio umbilical  se observa inflamado. Este pollito llegó vivo a la sala de necropsias y se sacrificó para proceder a su examen y toma de muestras para pruebas complementarias.

La revisión sobre el tema y las opiniones del Médico Veterinario Carlos Vásquez al respecto se pueden ver en internet utilizando el siguiente enlace:
http://www.engormix.com/MA-avicultura/articulos/calidad-pollito-afectado-desde-t2531/243-p0.htm

Antes de continuar con el tema, es bueno diferenciar el término "onfalitis"  de "retención o persistencia de saco vitelino". En algunas publicaciones encuentro que al referirse a la onfalitis también la llaman persistencia del saco vitelino, conceptos que son diferentes. La onfalitis indudablemente se refiere a la inflamación del  ombligo, la persistencia del saco vitelino se refiere a la deficiente aborción del mismo a medida que el pollito crece. Según lo hemos observado en nuestra casuística, generalmente la onfalitis concuerda o viene acompañada de  retención  o persistencia del saco vitelino.


Imagen No. 5. Las flechas están señalando los sacos pericárdicos los cuales están turbios, ligeramente opacos debido al estado inflamatorio. Las fotografías corresponden a pollitos  de la imagen No. 1. En el protocolo de envío de muestras o historia, ya el Médico Veterinario remitente había  informado que en necropsias hechas en granja, había observado pericarditis. Cuando la inflamación del pericardio está en este estado evolutivo, puede pasar desapercibida si el proceso de necropsia de hace de  prisa y sin poner la suficiente atención al examen de las visceras y demás estructuras de la cavidad toracoabdominal. A partir de hisopados del líquido pericardico se aisló Escherichia coli.


Imagen No. 6  Pollitos de 3 días de edad de una granja en la que hay  14.280 aves (de la misma edad). El Médico Veterinario remitió aves al laboratorio para examen de necropsia y complementarios; en el protocolo de envío de muestras  informa que 6.936 aves están afectadas y que han muerto 109, dice  que observa sacos vitelinos de gran tamaño (Deficiente absorción).


Al realizar la necropsia se observó inflamación umbilical. La  inflamación se puede observar en la abertura umbilical en la piel (Las dos fotografías de la extrema izquierda); al retirar la piel, se puede observar el proceso inflamatorio subcutáneo.


Imagen No. 7.  Las fotografías corresponden  a dos de los pollitos de la  imagen anterior (No. 6). Este es una hallazgo de  necropsia que no fue informado por el Médico Veterinario remitente de las aves al laboratorio de  diagnóstico. Se puede observar el proceso inflamatorio fibrinopurulento en el saco pericárdico. De estos casos se aislo Escherichia coli a partir de líquido pericárdico.

El el siguiente párrafo se define la diferencia entre las estructuras del huevo y por tanto del embrión de pollo y del pollito recién nacido, lo cual nos permitirá conocer mejor la patogenesis de la onfalitis.

Creo que para referirse al tema de onfalitis, hay una cadena se eventos de manejo  y estructuras morfológicas que están comprometidas en dicho tema. Las estructuras que resultan comprometidas en el proceso de "onfalitis" tienen que ver con el saco vitelino y el pedículo que une el saco vitelino con el intestino. El pedículo igualmente desemboca en la piel del  toracoabdomen del pollito recién nacido, esta unión de debe cerrar cuando el pollito nace. Si se cierra o no y la calidad del cerrado de la abertura del pedículo en la piel del pollo u ombligo depende de varios factores.

En el huevo embrionado  existen las siguientes estructuras:
  • El saco vitelino, su contenido es la yema, que tiene como función nutrir al embrión. Hay datos diferentes de duración del saco vitelino y de sus contenido durante los primeros días de vida del ave. El saco vitelino está unido al embrión mediante un pedículo que llega hasta la parte media del intestino; por el pedículo circulan las arterias y venas vitelinas, funciona como órgano de respiración para el embrión hasta el sexto día. El saco vitelino es extraembrionario hasta el final de la incubación cuando queda incluido dentro de la cavidad toracoabdominal, en la parte posterior  de ésta. Progresivamente se reabsorbe: algunos autores mencionan 10 días para este proceso pero la mayoría de conocedores del tema afirman que a los cuatro o cinco días de nacido el pollito, el saco vitelino no debe existir. El contenido del saco vitelino sirve de reserva para para los primeros días de vida del ave. Se ha demostrado que los lípidos del saco vitelino residual son los ácidos grasos que se utilizan (80%) en las primeras 24 horas de vida como parte constituyente de los fosfolípidos de las membranas de las células somáticas. Las proteínas de la yema residual son básicamente anticuerpos maternos.

Imagen No 8. La fotografía corresponde a uno de los pollitos de las imágenes anteriores (6 y 7). Es para ilustrar que el proceso inflamatorio del ombligo se extiende al saco vitelino y de allí al intestino mediante  el ducto o pedículo (Flecha) con el que se comunica y también hasta el hígado por medio de las venas vitelinas. El color y la vascularización del saco vitelino están indicando que hay un estado infeccioso que lo afecta.

          De acuerdo con los expertos consultados,  a los  cuatro o cinco días después de nacido el pollo,
          el saco de la yema no debe existir. Una infección del saco vitelino cuando todavía tiene                       cantidades  significativas de vitelo interfiere con el papel protector de los anticuerpos.
  • El amnios: es una membrana, vesícula o envoltura fina la cual carece de vasos sanguíneos; dentro de esta se desarrolla el embrión; el amnios secreta el líquido amniótico que el embrión consume en los momentos previos a la eclosión para proveerse de agua y nutrientes. En el líquido amniótico se depositas las vacunas in  ovo.
  • El alantoides:  es responsable de la oxigenanción del embrión, aparece al tercer día de desarrollo embrionario y dura hasta el día 19 en el cual el pollito efectúa el picaje de la cámara de aire

Porqué se infecta el  saco vitelino:

El saco vitelino constituye un excelente medio de cultivo para los gérmenes que se encuentran en el medio ambiente por el que transcurren los huevos desde la reproductoras hasta la granja donde se reciben los pollitos recién nacidos. Es decir, existe el medio de crecimiento para las bacterias y cuando estas encuentran la oportunidad, se inicia la infección.

Desde un saco vitelino infectado, las bacterias pueden alcanzar el hígado a través de las venas vitelinas. A partir de allí se inicia una infección o toxi-infección, con una variedad de bacterias, de las cuales Escherichia coli es la primera en frecuencia. La revisión  de información al respecto dice que le siguen en frecuencia Pseudomona, Staphylococcus, Streptococcus, Proteus y ocasionalmente bacterias como Clostridium, de acuerdo con los expertos en el tema.
http://www.ecured.cu/Onfalitis_en_las_aves


Imagen No. 9. Aves de 12 días de edad.  Las tres fotografías de la derecha muestran inflamación fibrinopurulenta  de las serosas que envuelven los órganos de la cavidad toracoabdominal, lo mismo que de los sacos aéreos (Poliserositis). Las tres fotografías donde  se muestra el estado inflamatorio, corresponden a tres de los pollitos  que se encuentran en la fotografía de la izquierda. Pertenecen a una granja con 53.200 aves de las cuales  todas están afectadas según lo reporta el Médico Veterinario remitente, quien no describe síntomas pero informa que las aves que han muerto (528), todas presentan el cuadro de poliserositis.


A primera vista uno creería que el Médico Veterinario no vio síntomas porque no revisó bien las aves; pero al observar las aves remitidas para examen de necropsia (Fotografía de la izquierda), estas no tenían síntoma alguno, algo que no tiene explicación ante las lesiones tan severas observadas (Y que se muestran en las tres fotografías de la derecha).

De acuerdo con nuestra experiencia: 

1) Son frecuentes estos casos que las aves están aparentemente sanas y al sacrificarlas y proceder a la necropsia, se encuentran estados inflamatorios tan avanzados.

2) Creemos que la infección ingresa por ombligos con deficiente estado de cicatrización o definitivamente por ombligos inflamados. Estos pueden sanar y la infección queda dentro de la cavidad toracoabdominal del ave.


En nuestra experiencia, Pseudomona es quizá la segunda bacteria en frecuencia de aislamientos pero no con una cifra muy alta: de 100 aislamientos,  1 es de Pseudomona. Escherichia coli es la bacteria más frecuente en aislamientos a partir de pollitos con onfalitis.


Son dos los factores determinantes en la presentación de onfalitis:
  1. Defectos en el proceso de producción e incubación.
  2. Patógenos mal controlados
Cuando estos dos factores coinciden se presenta onfalitis: se retrasa la cicatrización lo que favorece la infección.

http://www.ecured.cu/Onfalitis_en_las_aves

Con frecuencia se reciben en el laboratorio de diagnóstico pollitos  de edades que varían desde los dos días de edad hasta las dos  semanas con lesiones umbilicales y/o de infecciones en cavidad toracoabdominal que se consideran consecuencias de ombligos mal cicatrizados o definitivamente infectados; estas muestras de aves van acompañadas de historias clínicas en las que el Médico Veterinario remitente dice  que ha observado que las aves presentan decaimiento, el  consumo de alimento está reducido y que hay retraso con relación a los estándares de crecimiento.


Imagen No. 10.  Pollos de 4 días de edad. Fueron remitidos de una granja en la que el número de animales encasetados es de 94.350. El Médico Veterinario  remitente envió estos pollitos para diagnóstico de necropsia y pruebas complementarias; informa en el protocolo de remisión de muestras, que hay aumento en la mortalidad. Las aves examinadas presentaron deficiente absorción del saco vitelino; aunque no hay una evidencia clara de onfalitis, si se observa deficiente cicatrización umbilical. se hicieron controles microbiológicos de la cavidad toracoabdominal y se aisló Escherichia coli. Muy probalemente, los pollos de este lote van a desarrollar poliserositis.

Con frecuencia recibo  pollitos para diagnóstico  y pruebas complementarias a partir de la necropsia, los cuales presentan un  estado clínico relativamente bueno pero al sacrificarlos y proceder a la necropsia uno no se explica  la presencia de  infecciones tan severas  y cómo las aves están vivas.

Es así que (En nuestra experiencia) se observan aves tan jóvenes como de dos días de nacidas, en las cuales ya se observa un estado inflamatorio fibrinopurulento de la  cavidad toracoabdominal conocido como poliserositis fibrinopurulenta. Esto necesariamente tiene que estar vinculado con el ingreso de infecciones a través del ombligo, porque la mayoría de veces las aves presentan onfalitis y/o deficiente cicatrización del ombligo. Igualmente encontramos aves de mayor edad en términos de días  e inclusive de 1 o 2 semanas con poliserositis.

De acuerdo con lo expuesto por el Médico Veterinario Carlos Vásquez, en sentido estricto, la calidad del pollito al nacer  no tiene término medio: "o es excelente, o es mediocre". Quizá un pollito con una infección no tan evolucionada puede representar pérdidas por retraso y mala conversión, como uno que  tenga una infección bastante severa. De esta manera, es necesario revisar los puntos críticos en la ruta que siguen los huevos desde la granja de reproductoras hasta las nacedoras y hasta la granja misma donde llegan los pollitos para su cría y levante.


Imagen No. 11.  Pollitos de 6 días de edad;  vienen de una granja con 37.760 aves; el Médico Veterinario remitente  informa que  hay 20.000 aves enfermas con decaimiento y disminución del consumo de alimento y síntomas respiratorios (Que describe como estornudos); informa igualmente que en necropsias hechas en la granja, encontró aerosaculitis y poliserositis fibrinopurulenta. En las aves remitidas para necropsaia y exámenes complementarios  solo se observó aerosaculitis leve con aislamiento positivo para Escherichia coli. No se encontró onfalitis, pero a nivel del  área cutánea correspondiente al ombligo se observaron estas formaciones en forma de botón seco y de color marrón. De acuerdo con la revisión, estos "botones" están relacionados con  temperaturas altas en alguna etapa del proceso de incubación. De todas maneras, en una alteración en el proceso de secado normal del ombligo y una probable puerta para la entrada de bacterias.

El control del problema de onfalitis debe comenzar antes del proceso de incubación mismo, de acuerdo con lo expuesto por expertos en el tema; es decir debe  comenzar en  la producción de huevos para incubar:

Los puntos críticos en el proceso de producción e incubación se pueden resumir así:

1. Higiene de los huevos y la calidad física de los mismos (En la granja de reproductoras).
  • La recolección de huevos y la frecuencia de esta recolección. Los huevos sucios son una fuente de infección. Algunas granjas acostumbran lavar los huevos, lo que no debe suceder, según la literatura consultada. Los expertos en el  tema afirman que los huevos para incubación no deben lavarse; el lavado con soluciones, sobretodo frías, acelera el proceso de transferencia de bacterias a través de la cáscara.
  • El número de nidos disponibles
  • La frecuencia de desinfección de cama y de nidos
  • El recambio de la cama.
  • La densidad de la cáscara de los huevos a incubar. La cáscara del huevo tiene muchos poros de los cuales solo permanecen abiertos alrededor del 1%, los demás deberán cerrarse. Es cierto que este factor depende de la dieta y la temperatura ambiental, pero también de la edad: las gallinas de 40 semanas de edad o más,  producen huevos con una cáscara más porosa.
  • El huevo tiene una una cutícula o membrana que contribuye a la retención de bacterias que penetran por los poros abiertos.
  • El almacenaje de los huevos para incubación debe  cumplir  con estándares de temperatura, humedad e higiene.

Imagen No. 12.  1. Cultivo de Escherichia coli en  agar Macconkey. 2. Cultivo de Pseudomona spp. en medio MacConkey 3. Cultivo de Pseudomona spp. en medio Cetrimide.  De acuerdo con nuestra experiencia, la bacteria más frecuentemente aislada en los casos de  onfalitis, perisistencia de saco vitleino y poliserositis atribuible a onfalitis, es Escherichia coli (99% de los casos). Pseudomona spp.  es la siguiente bacteria en frecuencia de aislamientos (Equivaldría al 1% restante). En el área de trabajo, nuestros aislamientos bacteriales en caso de  onfalitis y problemas relacionados, no coincide con los reportes encontrados en la revisión.

2. La calidad sanitaria y ambiental  de la planta de incubación. Los huevos pueden contaminarse en el almacenaje inmediatamente anterior a la incubación.
  • Los pollitos deben nacer con el ombligo cicatrizado
  • Si el ombligo no cicatriza o cicatriza deficientemente, depende de diversos factores. 
  • Los problemas de esta clase son más frecuentes si no existe un clima controlado en las plantas de incubación.
  • La humedad y la temperatura son puntos críticos en el proceso de incubación, de acuerdo con los expertos en el tema.
  • A veces el ombligo se encuentra ligeramente abierto, pero al cabo de dos horas, a medida que los pollito seca, el ombligo debe cerrarse.
  • En el momento de la eclosión el ombligo está todavía húmedo y puede ser susceptible de infectarse por entrar en contacto con las bandejas (Incubadora) o al entrar en contacto con el suelo. Los pollitos no nacen en ambientes estériles no obstante los programas de limpieza y desinfección de las plantas de incubación.
  • La inmunidad materna no es suficiente para detener el proceso infeccioso; algunos autores afirman que el sistema inmunológico del ave es todavía inmaduro cuando  esta nace.
  • Por problemas de incubación: temperatura, aireación, humedad. Las altas temperaturas durante los últimos días de incubación inducen un secado prematuro del ombligo produciéndose lo que se llama botón negro. Las temperaturas  muy bajas durante los últimos días de incubación pruducirán un cerrado  no apropiado del ombligo.
  • Excesivo tiempo en las nacedoras: cuando hay una "ventana de nacimiento" amplia, llega a haber un alto número de aves en las nacedoras; las aves que nacen primero, están más tiempo en las nacedoras y son más susceptibles  de sufrir por problemas por causa de  temperatura.
  • Alimentación defectuosa en vitaminas.
  • Deficiencias en la acción de diastasas sobre el contenido del saco vitelino.
  • Deficiente control de patógenos en las nacedoras: cuando se combina con factores que inducen el cerrado deficiente del ombligo; los nutrientes de la yema  y la temperatura corporal crean un ambiente adecuado para el desarrollo de bacterias.
  • Una práctica que se ve con frecuencia en las plantas de incubación es tirar los pollitos durante el proceso de se sexaje y/o manipulación por otras causas; si las aves tienen aún el ombligo abierto, esto puede facilitar una infección según afirman los expertos en el tema.
  • La reabsorción del saco vitelino puede ser afectada por varios factores, pero el exceso de frío o de calor en la llegada de los pollitos  a la granja, son dos factores que favorecen este proceso.
  • El doctor Carlos Vasquez (Médico veterinario Consultor para latinoamérica en Avicultura, del Perú) dice algo interesante en relación con la cutícula de la molleja de las aves recien nacidas: es un indicador del manejo  en la planta: si el tiempo de permanencia en la nacedora es largo, los primeros pollitos que nacieron sufren de  erosiones en la cutícula de la molleja.

Imagen No.13. Deficiente absorción/Persistencia  de saco vitelino:
  1. Pollo de engorde de 15 días de edad.
  2. Pollo de engorde de 6 días de edad.
  3. Pollo de engorde de 8 días de edad.
  4. Pollo de engorde de 8 días de edad.
  5. Pollo de engorde de 15 días de edad.
  6. Pollo de engorde de 27 días de edad.
  7. Pollo de engorde de 42 días de edad.

3. El proceso de desinfección de los huevos

4. El transporte de los huevo a la planta de incubación.

5. El uso de antibióticos en los pollitos: puede enmascarar la presencia de infecciones

6. La  calidad sanitaria de las camas en las cuales son recibidos los pollitos en importante: altas cargas bacteriales (Y aún micóticas o virales) pueden facilitar el proceso de generación de onfalitis, sobretodo cuando los ombligos no han cicatrizado adecuadamente.