Advertencia

De acuerdo con las leyes de la Unión Europea, informo a los visitantes de esta región, que uso coockies en este blog. En muchos casos, dichas leyes exigen que obtenga consentimiento de los lectores de dicha Unión. Así que solicito a los visitantes de la Unión Europea verificar primero (Blogger y Google) las condiciones en las cuales visitan este blog y realizar los trámites preliminares pertinentes.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Síndrome de "Cabeza hinchada". Qué opinan algunos profesionales sobre el tratamiento con inmersión en solución yodada.

Por: Bernardo Mejía Arango. M.V.Z.  M.Sc.
Fotografías e imágenes: Bernardo Mejía Arango. Protegidas por derechos de autor. Su uso o
                                        reproducción requiere autorización previa.

Imagen No. 1  Pollo de engorde de 36 días de edad, afectado por el "Síndrome de cabeza hinchada". La granja de donde proviene esta ave tiene 33.360 pollos de los cuales 12.100 están afectados. El color amarillento que presentan las plumas de la cabeza se debe a que ésta ave, al igual las cabezas de  demás aves  afectadas con cabeza hinchada, se sumergió  en una solución yodada. 

El 17 de junio de 2014 publiqué  el artículo "Síndrome de cabeza hinchada. Tratamiento con solución yodada, un mito? Una realidad?

Sumergir la cabeza de  las aves afectadas  con el  "Síndrome de cabeza hinchada" es una costumbre relativamente común, al menos en el área donde trabajo, el Valle del Cauca en el suroccidente  colombiano.

Como histopatólogo, veo  en los tejido observados al microscopio  el alcance de este estado infeccioso en el cual  suelen afectarse:
  1. El tejido subcutáneo de la porción dorsal de la cabeza.
  2. El tejido subcutáneo de la porción dorsal y ventral de la cabeza, incluyendo las barbillas.
  3. Ocasionalmente el tejido subcutáneo del cuello, además del de la cabeza.
  4. Los senos infraorbitarios.
  5. Los huesos de la cabeza.
  6. Todos los anteriores o la combinación de varios de ellos.
Se han aislado los siguientes agentes etiológicos, en orden de frecuencia:
  1. Escherichia coli
  2. Avibacterium paragallinarum
  3. Gallibacterium anatis
  4. Ornithobacteriun rhinotracheale
  5. Pseudomona spp.
  6. Se ha propuesto que el Metapneumovirus  aviar puede estar involucrado en este cuadro clínico. No se acostumbra investigar mediante alguna prueba complementaria la presencia de Metpneumovirus aviar en los casos de cabeza hinchada.
Imagen No. 2: corresponde a la cabeza del pollo que se observa en la imagen No.1. Se ha retirado la piel de la porción proximal del cuello y de una gran extensión de la porción dorsal de la cabeza. Se puede observar el exudado fibrinopurulento con algunas áreas de aspecto gelatinoso, en el tejido subcutáneo. Lo que planteo en el artículo  del 17 de junio de 2014  en este mismo blog, es que un desinfectante no puede llegar a los tejidos  de la dermis, menos a las áreas externas e internas de  los huesos del cráneo. 

Lo que mostré en el blog el 17 de junio de 2014, es que  existe la creencia de que  sumergir las cabezas de las aves afectadas con el síndrome de "Cabeza hinchada", alivia o mejora del todo el problema, de acuerdo con lo que he discutido con algunos Médicos Veterinarios cuyas granjas han estado afectadas por este problema. Igualmente  y desde mi punto de vista, no creo que una solución yodada pueda "combatir" el problema, cuando el tejido subcutáneo y tejidos ubicados más hacia el interior del cráneo como los huesos del mismo, están afectados:  sencillamente    la solución yodada no llega allá  y en caso de que lo hiciera, sería más el daño que causara. Los desinfectantes no están diseñados para actuar dentro de las estructuras de los tejidos animales como lo es el tejido conectivo subcutáneo y/o el tejido óseo.

Bueno, el asunto es que el artículo ha causado  bastante polémica y quiero dar a conocer qué opinan algunos profesionales al respecto.

  • Diego Pantoja. Médico Veterinario. especialista en Sanidad  Animal. Pasto, Nariño, Colombia: "Cuando me informaron del tratamiento y lo observé en granja, me cuestioné sobre su eficacia y me pregunté si por el contrario la tintura de yodo no irritaría aún mas un tejido de por sí ya muy afectado. Al estar tan difundida esta práctica trate de encontrar una explicación y pensé que probablemente la solución yodada retiraba el exceso de fluidos densos, detritus y en general limpiaba la superficie del tejido lesionado y esto a su tiempo coincidía con el transcurso de la enfermedad y su recuperación por la respuesta inmunitaria del ave y que tal vez la zona afectada mejoraba un poco en el aspecto externo pero no tenía nada que ver con la recuperación general de la enfermedad. Si la función de la solución yodada es simplemente limpiar la zona sería mejor la utilización de solución salina estéril, pero el síndrome de cabeza hinchada tiene implicaciones mas delicadas en su diagnóstico y tratamiento."
  • Julio César Busignani. Médico Veterinario. Santa helena, Paraná, Brasil. "no tengo ningún conocimiento acerca de este tratamiento, siendo un agente viral o Mycoplasma, la nebulización con desinfectante la base de monopersulfato (Virkon) sería una salida para disminuir la carga infecciosa del ambiente, pero su efecto seria paliativo.En cuanto a la solución yodada conozco tratamientos individuales en Las lesiones causadas por el virus de la viruela".

Imagen No. 3. Corresponde al mismo pollo de engorde que se presenta en la imagen No.1 Al igual que el tejido conectivo subcutáneo, los tejidos de la porción interior del  párpado se encuentran afectado por el proceso  inflamatorio de origen infeccioso. La hipótesis de que que una solución desinfectante no puede llegar a estos tejidos es  igualmente válida aquí. Por el contrario, sumergir la cabeza de un ave afectada con el síndrome de cabeza hinchada creo que provoca irritación de la conjuntiva ocular.
  • David Rodrigo Salcedo Mora. Médico Veterinario Zootecnista. Cali, Valle del Cauca, Colombia: "su explicación científica no deja dudas que el agente yodado no puede llegar a los sitios de infección, a uno como técnico de campo no deja de quedar con la duda, cuando se realiza esta práctica ya sea por aspersión o inmersión al inicio del brote, lo que uno observa es que se detiene la aparición de aves con proceso inflamatorio ( en algunos caso se añade formol a la mezcla, mas irritante !)se me ocurre decir; no será que el desinfectante disminuye la carga bacteriana y el ave con sus mecanismo de defensa controla mas fácil la infección ? de cualquier forma solo son resultados de campo sin ningún análisis estadístico valedero ! por mi parte la próxima vez que tenga la oportunidad dejare un grupo testigo".
  • Javier Ortiz Rodrigues. Médico Veterinario Zootecnista. Santa Cruz, El Beni, Bolivia: "en nuestro medio cuando se presente problemas de cabeza hinchada, aparte del tratamiento vía parenteral y vía oral. Se procede a fumigar el ambiente con productos yodados (yodigen 30 plus). Aquellas aves que están con procesos mas avanzados y que no están tomando agua ni comiendo, se procede a separarlos y sumergirlos prácticamente en estas soluciones yodados. En general mejoran y vuelven a la parvada. Lógicamente que también hay que mejorar el ambiente (calidad de cama, manejo de cortinas, etc.). Es una realidad, mas allá de lo académico".
  • Orlando Joaquín Fajardo Perera. Doctor en Ciencias Veterinarias. José E. Rodó, Soriano, Uruguay: "un tema muy interesante para debatir...estamos de acuerdo con que la solución yodada no alcanza los focos infecciosos ya generados, pero esta u otra solución desinfectante aplicada sobre el resto de las aves, disminuiría la carga de patógenos en los párpados susceptibles, y esto sumado a la desinfección ambiental, la buena ventilación y eliminación o segregación de enfermos para observar su evolución donde en algunos casos revierte, me parece son un conjunto de medidas a tener en cuenta.."
Imagen No. 4.  Corresponde  a un corte sagital del cráneo del pollo que se presenta en la  imagen No. 1. Las flechas señalan algunas de las áreas  en las cuales el material  purulento (Y algunas veces ya caseificado), se observa entre los espacios dejados por las espículas óseas. Hasta esas áreas no llega ningún desinfectante.
  • Mireya Caicedo. Zootecnista. Pasto, Nariño, Colombia: "Aunque no existan estudios científicos sobre cual es en si el efecto terapéutico del yodo en la aparición del síndrome de cabeza hinchada, es una práctica muy común y que ha permitido que las aves afectadas mejoren su condición y no depriman en su totalidad su consumo, también una actividad complementaria a la inmersión en solución yodada es la separación de las aves enfermas en un "hospital" para recuperar este grupo de aves evitando así que se aumente la mortalidad".
  • Daniel Diaz Castro. Médico Veterinario, Lima, Lima, Perú: " la solución yodada no puede llegar a las zonas afectadas del cráneo; pero esta práctica tiene un trasfondo, es limpiar las partes del tejido afectadas y el yodo al ser irritante favorece la liberación de agentes quimiotácticos para su llegada a la zona afectada o a las zonas afectadas como las de los huesos de la cabeza. Al ser un síndrome multifactorial, se debe de actuar de la misma forma, controlando los agentes infecciosos secundarios, si es necesario inyectar con antibióticos a las aves afectadas, pulverizar con soluciones desinfectantes como FENOLADOS o Glutaraldehído + Amonio cuaternario y medicar antibióticos de por la vía oral mas rápida (agua) junto con algún inmunomodulador, además de mejorar el ambiente de las aves (densidad, ventilación, etc)".
  • Luis Eduardo Miranda Obando. Médico Veterinario, Lima, Lima, Perú: "Normalmente para el control del Metapneumovirus aviar (Síndrome de cabeza hinchada) se utilizan vacunas activas para las afecciones en Broiler (subtipo A y B) e inactivadas para aves de postura. Los resultados son muy buenos en el control de esta enfermedad, es importante ver y conocer según las serologías que se realicen, que este virus se exacerba cuando existe otras enfermedades respiratorias como: Bronquitis infecciosa o Coriza.; así como también se mencionan los aspectos de manejo: alta densidad, falta de ventilación y temperaturas altas de la temporada. Es muy importante determinar si la "Cabeza hinchada" es por un problema de manejo o una infección viral, si el problema es manejo es completamente superable, pero en el caso viral se tendría que acompañar con el uso de antibióticos (para el control de los agentes secundarios y los pollos no se encuentren vacunados) . La mortalidad por el Metaneumovirus Aviar es baja 2 - 3% pero cuando se encuentran presentes otros agentes secundarios puede llegar a mas del 10%".
Imagen No. 5. Este pollo de engorde tiene 17 días de edad.  proviene de una granja que tiene 91.000 aves de las cuales se encuentran 35.000 enfermas. El síndrome de cabeza hinchada es un tema que preocupa cada día más, debido al incremento en la frecuencia y a que cada vez se presenta en aves más jóvenes. Ahora mismo tengo casos  en aves hasta de 12 días. Algo debe estar favoreciendo la presentación de los casos  a edades cada vez más tempranas. El la fotografía de la derecha se observa el proceso infeccioso  en la parte  posterior-lateral derecha del cráneo la cual corresponde al arco superciliar. Una de las hipótesis  que  tenemos actualmente es que el estado infeccioso puede penetrar por la conjuntiva ocular y de allí invadir otros tejidos de la cabeza.
  • Benajamín Barrientos Rangel. Médico Veterinario Zootecnista. Apodaca, Nuevo León, México: "En definitiva el baño con solución de yodo NO PUEDE curar el SCH, junto con las aspersiones de SANITIZANTES en aves, paredes y equipos, al igual que el manejo de ventilación y temperatura pueden ayudar a reducir la carga microbiana en el ambiente que junto con la elección de un tratamiento adecuado con antibióticos, desinflamatorios y espectorantes. Es la misma situación con los que aplican ácidos orgánicos en agua o alimento para tratar las micotoxicosis, es importante estos foros para eliminar este tipo de ideas y darle sustento a nuestras acciones técnicas".
  • Ana Lucía López. Zootecnista, Especialista en Avicultura.  Cali, Valle del Cauca, Colombia: "son prácticas muy usuales la de la inmersión con solución de yodo para el tratamiento de cabeza hinchada pero en mi ejercicio profesional esta práctica no me funcionó, pienso que un desinfectante por mas poderoso que sea no llega a cumplir con estas expectativas, así que apelemos a una solución desde el inicio, y me refiero a buenas practicas avícolas en especial un buen programa de limpieza y desinfección y bioseguridad".
  • Julio Hernan Carrasco Aguirre. Biólogo Pesquero. Trujillo, San Martín, Perú: "Los criadores nos complicamos, no únicamente con la hinchazón de la cabeza, sino también con las enfermedades producidas por virus y bacterias, simplemente porque no realizamos un buen trabajo de bioseguridad.
    Respecto al tratamiento de la cabeza hinchada, creo que el tratamiento debe ser a nivel sanguíneo".
  • Carlos Vasquez. Médico Veterinario. Lima, Arequipa, Perú: "La afectación de las aves con El síndrome de cabeza hinchada, (SCH) bajo condiciones de laboratorio, la morbilidad es transitoria en tanto que generalmente no hay mortalidad o muy baja. 

    Cuando se presenta en el galpón la afección es de un porcentaje que puede ser variable. En estos casos lo primero que hay que hacer es revisar los factores que lo ocasionaron; generalmente son factores medioambientales con el amoniaco, polvo, stress de sobre población, gases tóxicos, humedad excesiva de la cama entre otros; los virus de SCH generalmente están presentes en el medio ambiente y son los factores nombrados los que exacerban la presentación de este síndrome, los cuales a la exposición natural de patógenos como la colibacilosis y otras bacterias es lo que generará la mortalidad a posterior. 

    Las medidas que están más cercanas al éxito, siempre y cuando se traten de poblaciones menores o baja afectación en el galpón; primero corregir el tema medioambiental de las aves; luego separar la aves con SCH e individualmente aplicar un antibiótico de vía subcutánea LA; fumigación con un desinfectante tipo peróxido de hidrógeno, amonio cuaternario o el mismo yodóforo a dilución prescrita según el fabricante; el problema es la sobredosificación de los desinfectantes, la que puede causar irritación local de la conjuntiva.
          Es deseable hacer diagnóstico diferencial con otras enfermedades bacterianas"
Imagen No. 6.  Cortes de hueso de una gallina de 45 semanas de edad afectada con síndrome de cabeza hinchada. Dentro de los espacios dejados por las espículas óseas se observa un estado inflamatorio crónico granulomatoso. La flecha señala un área  ampliada en un recuadro en el que se pueden ver los detalles histológicos de un granuloma piógeno. 
  • Víctor Otoya Zapoata. Médico Vetrinario. Piura, Piura, Perú: Luego de las apreciaciones expuestas,se me ocurre, que en forma práctica, frente de SCH se fumigará los galpones a cortinas levantadas, con soluciones YODÓFORAS, no yodadas (Por las ventajas conocidas), sobre las aves involucrando el medio ambiente del galpón para disminuir la carga bacteriana. Asimismo, ofrecer solución oral de yodoforo a dosis terapéuticas y complementar con antibióticos y vitaminas. solo si es necesario
    No descuidemos la Bioseguridad."
  • Criando Gallinas. Especialista en Avicultura Ecológica. Mérida, Yucatán, México: "A mi me ha funcionado el machacado de unas flores y hojas de una planta silvestre de mi región....finalmente todas las megaexplotaciones tienen muchos retos por vivir! Hay que tomar conciencia como mencionan de la Bioseguridad".
  • Jose Manuel Arce Licona. Médico Veterinario Zootecnista.  Corregidora, Queretaro de Arteaga, Mexico: "Normalmente se me han presentado casos de cabeza hinchada, durante algún proceso respiratorio, ya sea de origen viral o bacteriano. Utilizo una antibioterapia de acuerdo con el cuadro de medicamentos en esa época y junto a esto la utilización de un producto a base de yodo que viene combinado con expectorantes, y cede en 4 o 5 días. En ocasiones se presenta en pollo de engorda cercano a su salida al mercado y solamente en agua de bebida este expectorante a base de yodo, lo que en ocasiones disminuye el problema con poca mortalidad. Solo he visto un cuadro muy agresivo con exudado caseoso, inclusive dentro de la cavidad craneal, con mortalidades superiores al 0.5 %, aquí empleamos un tratamiento a base de Enrofloxacina a razón de 30 mg por kg de peso durante 6 días, mas el yodo expectorante".
  • Anderson PD. Chiclayo, Perú, a través de blogger (mervisac@yahoo.es): "He tenido la oportunidad de ver esta práctica y aunque también soy algo reacio a darle crédito he visto cierta mejoría en las aves que se les realizó. Considero que la solución yodada ejerce una acción germicida sobre la piel, reduciendo la  posibilidad de infección, sepsis o putrefacción de la misma. (El yodo tiene un elevado poder germicida, incluso en bajas concentraciones). Además de acción mecánica de sumergir la cabeza del ave en la solución conlleva a que también ingrese la solución a través de las fosas nasales -> fisura palatina -> cavidad oral y vía respiratoria. Teniendo acción directa sobre los tejidos afectados".
  • José Manuel Arce Licona. Médico Veterinario Zootecnista. Corregidora, Queretaro de Arteaga, México: "Normalmente se me han presentado casos de cabeza hinchada, durante algún proceso respiratorio, ya sea de origen viral o bacteriano. Utilizo una antibioterapia de acuerdo con el cuadro de medicamentos en esa época y junto a esto la utilización de un producto a base de yodo que viene combinado con expectorantes, y cede en 4 o 5 días. En ocasiones se presenta en pollo de engorda cercano a su salida al mercado y solamente en agua de bebida este expectorante a base de yodo, lo que en ocasiones disminuye el problema con poca mortalidad. Solo he visto un cuadro muy agresivo con exudado caseoso, inclusive dentro de la cavidad craneal, con mortalidades superiores al 0.5 %, aquí empleamos un tratamiento a base de Enrofloxacina a razón de 30 mg por kg de peso durante 6 días, mas el yodo expectorante".
  • Vicente Trujillo Figueroa. Ingeniero Agrónomo Zootecnista. Texcoco de Mora. México, México.Ya que cuenta con los medios técnicos y espero que también económicos, le sugiero que lleve a cabo, el siguiente estudio: del total de pollos que presenten el Sindrome de Cabeza Hinchada haga cuatro grupos.
          Grupo 1.- A estos pollos no los trate con nada, solo corrija las fallas ambientales y de la cama 
          que considere como causantes del problema. Todos los días tome fotos de los pollos y 
          sacrifique uno, de este tome las fotos que considere necesarias y haga la histología pertinente. 
          Este grupo dará la información de como avanza el síndrome con los días.
          
          Grupo 2.- A este grupo vacúnelos, corrija los factores ambientales causales del síndrome y 
          tome fotos de los pollos vivos y del pollo que sacrifique diariamente y haga los estudios 
          histológicos correspondientes. Con la confirmación, usted podrá mostrarnos como se corrige el
          problema con los días.

          Drupo 3.- A este grupo solo se le aplican antibióticos y se corrigen las causas que originan el 
         síndrome. Todos los días se toman fotos de los pollos vivos y del que se sacrifique, y se hacen 
         los estudios histológicos. Con la información se podrá ver como se corrige o nó, los síntomas
         del síndrome.

         Grupo 4. A los pollos de este grupo se les sumerge la cabeza en una solución yodada y se les 
         corrigen los problemas de ventilación y de cama. Todos los días se les tomas fotos a los pollos
         vivos y al que se sacrifique, también se hace el estudio histológico correspondiente. Con la
         información que se obtenga se podrá ver si el tratamiento funciona o no.

          Al final del estudio, lo más seguro nos repetirá lo mismo que nos comenta en su articulo. 

CUÁL ES SU CONCEPTO?

jueves, 4 de diciembre de 2014

Tenias. Parasitismo severo en ponedoras comerciales. Reporte de casos.

Por: Bernardo Mejía Arango.  M.V.Z.  M.Sc.
Fotografías e imágenes: Bernardo Mejía Arango, M.V.Z.  M.Sc. Protegidas por derechos de autor. Su
                                       uso o reproducción requiere autorización previa.
Créditos: Necropsias:  Bernardo Mejía Arango.  M.V.Z.  M.Sc.;  Luis Abel Buitrago M.  M.V.Z.;  Juan Sebastian Alvear.
                                         M.V.Z.

Imagen No. 1  Los parasitismos masivos por tenias, específicamente  con Raillietina spp. son relativamente comunes en aves de campo (En Colombia las denominamos aves de patio o de traspatio). En aves comerciales, específicamente en ponedoras  comerciales pueden llegar a ser relativamente comunes. En la presentación de este estado de parasitismo  juegan un papel importante: 1.- La autosuficiencia de algunos avicultores quienes creen saber lo suficiente  respecto de las explotaciones avícolas. 2.- Por la misma causa anterior, solo contratan los servicios profesionales en  forma temporal y no en forma permanente, presentándose falta de continuidad en los planes y controles sanitarios. 3.- El desconocimiento de algunos profesionales  quienes  no asocian los síntomas con un estado de parasitismo. Los casos que presento son una conjugación de los factores anteriores.
Cualquiera pensaría que las infestaciones con tenias en aves comerciales  ya no se observan, dada  la tecnificación de las explotaciones comerciales y el control sobre parásitos así como sobre  los vectores de estos.  En la práctica parecería no tener importancia hablar sobre tenias en aves comerciales por las mismas razones que  acabo de mencionar.

Imagen No. 2.  Con frecuencia,  al efectuar la necropsia  de una manera juiciosa, encontramos estados de parasitismo como el que muestran las  fotografías. Constituyen verdaderos hallazgos de necropsia.  De acuerdo con el contenido de los protocolos de envío demuestras al laboratorio (Historias clínicas), podemos inferir si los Médicos veterinarios de campo hicieron un seguimiento, realizaron necropsias y/o asociaron el estado de parasitismo con los síntoma que presentan las aves, los cuales muchas veces tienen que ver con descenso en la producción de huevos o también con la presencia de heces líquidas con  suciedad del  plumaje y empastamiento de la cloaca.
Pero para quienes nos enfrentamos a diario  con el diagnóstico en las aves comerciales no dejan de sorprendernos los casos extremos de parasitismo, como los que presento en este artículo. La pregunta que surge es la siguiente: porqué en un área de explotaciones de aves comerciales tecnificadas, con Médicos Vetenirarios  experimentados, con suficientes recursos y tecnología, se presentan estos parasitismos, sobretodo  en casos extremos como los que muestro en esta ocasión..

La mayor parte de las veces y cuando al final de la evaluación de las aves a la necropsia el diagnóstico es un estado de parasitismo,  se presenta una de las siguientes situaciones o se conjugan varias de ellas.
  • Se presentan principalmente en aves  ponedoras
  • Lo síntomas, al menos los iniciales, no son  específicos
  • La causa más común de consulta se debe a reducción en la producción de huevos
  • La mayoría de las veces las aves lucen clínicamente sanas
  • Algunas veces se presenta diarrea.
  • Puede haber asociaciones entre varios parasitismos, a veces entre metazoarios y protozoarios.
  • El  asistente técnico con frecuencia desconoce la causa del problema.
  • El propietario de las aves no dispone de asistente técnico (Porque cree que no lo necesita, o porque le asiste el técnico la empresa que vende el alimento  o los medicamentos).
  • Los estados de parasitismo intestinal muchas veces no se asocian con la presencia  de  vectores, por ejemplo las moscas.
Raillietina es un género de parásitos metazoarios  de forma aplanada o platelmintos denominados céstodos o tenias. Los platelmintos se agrupan en dos órdenes: Pseudophyllidea y Ciclophyllidea. El orden Ciclophyllidea tiene cuatro familias (Davaineidae, Dilepididae, Hymenolepididae y Taeniidae). Uno pensaría que por ser tenias, las Raillietinas pertencen a la familia Taenidae; la verdad es que los especialistas en el tema las agrupan en la familia Davaineidae).

Del género Raillietina se conocen más de 200 especies. Numerosas especies afectan a las aves,  su incidencia depende de la región. Del género Raillietina, las especies más frecuentes en aves son: cesticillus, echinobothrida, tetragona y bonini


Los céstodos tiene ciclos de vida indirectos, se requieren por lo menos dos hospederos de especies diferentes para completar el ciclo. El adulto se localiza en el intestino delgado del ave; a partir de la cabeza del parásito, crecen segmento  sucesivos o anillos; cada nuevo segmento va empujando los demás hacia  la parte posterior; a medida que se desplazan van madurando, se autofecundan por cuanto son hermafroditas y finalmente se desprenden y salen con las heces que infestan la cama o en general el piso donde se encuentran las aves. De allí los ingiere el huésped intermediario; en el caso de las aves encasetadas, las moscas actúan como huéspedes intermediarios
http://parasitipedia.net/index.php?option=com_content&view=article&id=148&Itemid=224

http://parasitipedia.net/index.php?option=com_content&view=article&id=2140&Itemid=2300


Creo que no hay datos sobre la incidencia de Raillietina en aves comerciales en Colombia. Encontré una tesis de estudiantes de la Universidad de Caldas (Manizales, Caldas, Colombia) en aves  en gallinas de campo en las cuales la infestación con Raillietina ocupa un lugar importante.
http://vetzootec.ucaldas.edu.co/downloads/Revista1-2_5.pdf

CASO No. 1

Imagen No. 3   Esta fotografía muestra cuatro de las aves  que fueron remitidas para necropsia y cuya historia se describe a continuación. Si se revisa la historia o protocolo de envío demuestras, nos daremos cuenta de que al solicitar  además de histopatología, serologías para tres enfermedades de etiología viral (Newcastle,  bronquitis y laringotraqueitis), no está relacionando el problema presentado en la granja, con un estado de parasitismo como el que se  mostrará en las  imágenes Nos. 5 y 6 correspondientes a las aves  que se observan en esta imagen. Cuando las aves  fueron llevadas al Laboratorio de Diagnóstico y antes de proceder al sacrificio y examen de necropsia, no teníamos la sospecha de que estaban infestadas contenias, menos que la infestación con  tenias era tan severa. Y es que las aves se ven clínicamente sanas.
  • Gallinas ponedoras comerciales de una explotación  de 30.000 aves
  • Edad: 27 semanas
  • Número de aves afectadas: 8.000
  • Número de aves muertas: 15
  • Síntomas reportados: crestas pálidas y caídas, caída de la postura, decaimiento
  • Tratamientos suministrados en  los últimos siete días: ninguno
  • Vacunas reportadas en el protocolo de envío de muestras:
           - Viruela: semana 1
           - Primera Gumboro y primera Newcastle (La Sota), Bronquitis H120: semana 3
           - Segunda Gumboro: semana 3
           - Tercera  Gumboro: semana 4

No reporta otras vacunas. Cinco aves fueron remitidas para diagnóstico de necropsia y pruebas complementarias. El Médico veterinario remitente solicitó evaluación histopatológica específicamente  (Según él) para: Newcastle, bronquitis y laringotraqueitis viral.

Imagen No. 4  Tanto el aspecto físico de las aves como el examen de  todos los órganos y sistemas (Excepto el intestino) no indicaba que los animales  estuviesen enfermos o al menos estuviesen severamente  parasitados. Estas imágenes  son comunes para todas las aves examinadas y que se muestran en la imagen No. 1
Imagen No. 5.  Se puede observar la abundancia de parásitos  planos (Céstodos o tenias) que aunque no fueron clasificadas, creemos que corresponde a Raillietina spp., probablemente tetrágona.


Imagen No. 6.  Todas las aves examinadas y pertenecientes al caso No. 1, estaban severamente  infestadas con tenias.
Imagen No. 7.  Las aves descritas en el caso No. 1 tenían malformación en la quilla (Izquierda) y probablemente  deficiente mineralización ósea, debido a la fragilidad de los  huesos largos para doblarse (Derecha).
Desde luego, este tipo de casos no deja de sorprender al técnico quien realiza una necropsia, sobretodo cuando  el Médico veterinario de campo no tiene idea de lo que está sucediendo. Lo primero que acostumbramos hacer en estos casos y en forma inmediata después de terminada la necropsia es entrar en contacto con el Médico Veterinario responsable del caso e informarle del hallazgo.

En este caso, el profesional a cuyo cargo estaban las aves, informó que  había una población exageradamente excesiva de moscas en la granja y desde luego el caso se asocia a la mosca como huésped intermediario. El Médico Veterinario explicó que había advertido al propietario de la granja sobre la necesidad de controlar la población de moscas, a lo cual que el propietario no hizo caso, creemos que no vio la necesidad, entre otras cosas porque seguramente su formación académica no le permite asociar la alta población de moscas con un parasitismo intestinal  exageradamente alto como el que vimos en las imágenes Nos. 5 y 6
CASO No. 2
Imagen No.8.  Estas aves, de acuerdo con el protocolo de envío demuestras, tienen  105 semanas; según la información del Médico Veterinario responsable de la granja, fueron replumadas a la semana 85. De hecho, el aspecto de las aves es de "aves viejas" lo cual no tiene que ver con  sus aspecto  que  es un tanto "descuidado" debido a la suciedad del plumaje; posteriormente, en la imagen No. 9, veremos esto asociado a a la suciedad del área de la cloaca. En relación con este síntoma, el Médico Veterinario reportó heces húmedas.
  • Gallinas ponedoras comerciales de una granja de 60.000 aves
  • Edad: 105 semanas (Replumaron a las 85 semanas)
  • No de aves enfermas: 10.000
  • Número de aves muertas: 109
  • Síntomas reportados: animales con "colas sucias", heces húmedas, empastamiento del área de la cloaca,
  • Tratamientos suministrados: ninguno
  • No informa sobre vacunaciones.
Cinco aves fueron remitidas para examen de necropsia y pruebas complementarias. Específicamente el Médico Veterinario remitente solicita: "Necropsia, cultivo, antibiograma e histopatología".

Imagen No 9.  Las aves remitidas para examen de necropsia y complementarios (Caso No. 2), tenían este aspecto. Hasta el momento no asociamos esta condición con la presencia de parásitos, específicamente tenias. De acuerdo con lo informado por el Médico Veterinario, igualmente él tampoco había  asociado esta condición con el estado de parasitismo encontrado en el proceso de necropsia. Se concluye  que el profesional no había hecho necropsias en la granja, si las hubiese hecho, habría detectado e informado sobre el parasitismo.

A pesar de que se detectó parasitismo intestinal con tenias, se hicieron otros exámenes complementarios tendientes a descartar otros estados patológicos. Desde luego se hicieron cultivos bacteriológicos para Salmonella, con resultados negativos. Pero otro estado de parasitismo  fue detectado por examen directo de raspado de mucosa intestinal y cecal: infestación con trichomonas; al final de la presentación del caso, el segundo video está relacionado con este hallazgo.

Imagen No. 10  Dos fotografías de  intestino de  dos de las aves del caso No. 2

Imagen No. 11. Dos fotografías más de intestino de otras aves del caso No.

video


El haber encontrado una población alta de tenias en el lumen intestinal de las aves examinadas, no satisfizo inquietud  sobre la suciedad de las plumas periféricas a la cloaca con el empastamiento de la misma. En algunas secciones de intestino, en forma concomitante con la presencia de tenias, se observo irritación de la mucosa intestinal. Igualmente el  contenido  de los ciegos era de aspecto líquido espumoso. Se decidió realizar un raspado de mucosa intestinal y cecal y  observarlo directamente al microscopio. Lo que se observó lo registramos en el siguiente video. Las formas observadas corresponde a Trichomonas. Seguramente su elevado número  en el lumen intestinal tiene que ver con la diarrea,  con la suciedad de la plumas y con el empastamiento de la cloaca.


video


Al analizar el caso No. 2, se puede inferir que: 1) El Médico Veterinario no había detectado el estado de parasitismo en la granja, quiere decir que no estaba revisando la mortalidad en forma adecuada. 2) En términos generales, hace falta el uso del laboratorio, específicamente de los exámenes coproparasitarios con cierta regularidad; nos nace falta más medicina preventiva. Los parásitos protozoarios no se detectan fácilmente en la granja al efectuar  las necropsias en forma debida, al menos no el que se reporta en este  caso 3) No hay una asociación con la presencia de vectores o el factor que está facilitando la diseminación del problema dentro de la granja.

CUÁL ES SU CONCEPTO?